Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
+

SIEMPRE TUYO

Conto de  Miriam Mambrini
Tradução: Augustito

De: eliseuneves@gmail.com
Enviado el: miércoles, 6 de marzo de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: Contacto

Estimada Laura,
Descubrí tu correo por coincidencia, cuando me enviaron una cadena en la que aparecía tu nombre. Aproveché para mandarte este mensaje y contarte que volví a Nova Friburgo. Siempre terminamos volviendo a nuestros orígenes, ¿no? Quizá nos topemos en la calle, y así sabrás que el tipo con barba, con algunas canas y gafas soy yo mismo, Eliseu. Me gustaría que eso sucediera para poder verte. ¿Cambiaste? Espero que no. Sería muy bueno si todavía estuvieras tal como eras cuando me fui.
Abrazos,
Eliseu.

De: eliseuneves@gmail.com
Enviado el: miércoles, 13 de marzo de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: ¿Lo recibiste?

Estimada Laura,
Te mandé un correo hace una semana y no obtuve ninguna respuesta. Creo que no quieres más conversar conmigo, ni por internet, y es comprensible, pero por favor, dime si lo recibiste. Tal vez me haya equivocado de dirección.
Abrazos
Eliseu.

De: eliseuneves@gmail.com
Enviado el: lunes, 18 de marzo de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: Perdón

Querida Laura,
No voy a preguntar si me perdonaste. Creo que no, pues no recibí ninguna respuesta al correo. Sabes muy bien cuánto sufrí con nuestra separación, tal vez más que tú. En verdad aún sufro.
¡Éramos tan felices! Te dije que nuestra historia parecía un cuento de hadas, desde niños nos gustábamos y finalmente estaríamos juntos para siempre. Pero la vida fue cruel con nosotros. Tú estás casada con otro y yo solo, pagando mi error.
Termino este mensaje mandándote un beso, en memoria de los viejos tiempos.
Eliseu

De: eliseuneves@gmail.com
Enviado el: lunes, 22 de marzo de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: Explicaciones

Laurita,
Dejé a Soraia hace mucho. Enseguida me di cuenta de la tontería que había hecho. Soraia es vulgar, mentirosa y tiene mal carácter. ¿Qué puedo decir en mi defensa además de lo que dije cuando todo sucedió? Caí en la trampa, me dejé hechizar por los ojos de gitana de esa mujer. Y también ocurrió lo que ya sabes, me creí la mentira de la panza. Soraia no estaba embarazada ni nunca lo estuvo.
Me dejó loco, loco, aterrorizado con sus hermanos persiguiéndome, diciendo que tenía que casarme sino me castraban. Pero eso también lo sabes.
¡Ah, si pudiera volver atrás!
Eliseu

De: eliseuneves@gmail.com
Enviado el: domingo, 24 de marzo de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: Tu casa

Laurita querida,
Imagino que no me respondas por miedo a que Fernando descubra que te estás correspondiendo con tu viejo amor. Me dijeron que es muy celoso.
Conseguí tu dirección y fui a ver dónde vives. Espero que eso no te moleste. Vi a tu hija jugando. Es linda, igual a ti en la época del colegio. Qué pena no haberte visto también. ¡Te extraño tanto!
Aunque todo parezca un sueño, la casa de dos pisos con ventanas azules y paredes blancas, la enredadera subiendo por el balcón, el jardín bien cuidado, las azaleas florecidas, no sentí un aura agradable. Creo que en tu hogar no reina la paz. Cualquier problema, recuerda que puedes contar conmigo.
Beso,
Eliseu.

De: eliseuneves@gmail.com
Enviado el: lunes, 25 de marzo de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: Insisto.

Laurita,
Aun sin respuesta, insisto. Me gustaría mucho verte, pero parece que no sales de casa. ¿Tu marido te mantiene encerrada? Un día de estos, después de que se vaya al trabajo en ese cochazo que tiene, te hago una sorpresa.
He estado de guardia en tu puerta, ya sé que Fernando lleva a la niña al colegio cuando sale y que tu empleada solo llega más tarde. En ese intervalo, puedo estar contigo. No te asustes, Rosita, no dejo que nadie me vea. Lo último que quiero en esta vida es perjudicarte.
Beso,
Eliseu

De: eliseuneves@gmail.com
Enviado el: jueves, 28 de marzo de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: ¡Estuve ahí!

Laurita querida,
Ayer pude entrar. La puerta de servicio de tu casa queda abierta. ¿Aquí en Friburgo no hay más ladrones? En fin, un progreso, por lo demás parece que todo empeoró, principalmente después de los deslizamientos del año pasado. De cualquier modo, es un peligro no cerrar con llave la puerta. Me gustó la cocina y la sala. ¡Vives en el lujo!
Creo que estabas en el piso de arriba, oí el ruido de la ducha. Me gustaría verte bañándote. Tenías un cuerpazo. Me dijeron que sigues igual. Menos mal que no engordaste, Rosa. Odio mujeres gordas.
Tuve que salir por la ventana, pues escuché a la empleada entrando. No llegó a verme, quédate tranquila.
Vuelvo en cuanto pueda. Vamos a recordar viejos tiempos.
Beso,
Eliseu.

De: eliseuneves@gmail.com
Enviado el: sábado, 30 de marzo de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: ¡Amor de mi vida!

Laura, amor mío,
¡Finalmente saliste! Te vi en el centro, con un vestido blanco. Siempre creí que el blanco te sienta muy bien con esa piel morena que tienes. Realmente no engordaste como tantas mujeres después de los treinta. ¡Estás aún más bonita que antes! Qué pena que estuvieras acompañada de tu esposo.
Siempre fuiste el amor de mi vida, incluso cuando dudaste de eso. Espero que entiendas que me fui con Soraia por las amenazas de los hermanos y por esa historia falluta del embarazo. Nunca dejé de amarte.
Tu siempre enamorado,
Eliseu.

De: nel@globo.com
Enviado el: lunes, 8 de abril de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: Nueva dirección

Laura, Laura,
Mi último correo volvió. Debe haber sido Fernando, ese canalla celoso, el que bloqueó mi acceso a tu ordenador. A partir de ahora pasaré a usar este otro correo para no dejar de comunicarme contigo, sé que extrañarías mis mensajes.
Besos
Eliseu

De: nel@globo.com
Enviado el: viernes, 12 de abril de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: ¿Tienes miedo?

Laura,
¡Eso no se hace! ¿Poner a un guardia en la puerta? ¿Entonces me tienes miedo? No, eso debe ser cosa de Fernando. Mira, Laurita, lo que anduvieron diciendo después de que me casé con Soraia son puras mentiras. ¡Nunca le pegué a nadie! Soraia se inventó que perdió el bebé porque le di una paliza. ¡Nunca hubo bebé!
En aquel momento, decidí mudarme para escapar de los chismes. La prueba de que todo era mentira es que Soraia fue conmigo cuando me mudé a Rio. Los hermanos fueron a buscarla porque ella estuvo contándole un montón de mentiras a la familia. Nunca la agredí. El único agredido fui yo. Esos hermanos salvajes me dejaron molido. Pero tengo que agradecerles porque me libraron de esa bruja.
Eliseu

De: nel@globo.com
Enviado el: jueves, 18 de abril de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: Lo que debe ser, será.

Laurita, amada mía,
Ya entendí que no lograré entrar a tu castillo, tan bien protegido. Tampoco lograré que me leas, pues bloquearon nuestra comunicación. Ahora escribo sólo para mí. Pero lo que debe ser, será. Nuestro amor es desde siempre y para siempre, y no será tu carcelero el que nos impida que de nuevo seamos felices juntos.
Eliseu.

De: eliseuneves@gmail.com
Enviado el: miércoles, 19 de junio de 2013
Para: laura.aguiar@terra.com.br
Asunto: ¡Nunca te olvidaré!

Querida Laura,
Pasé un tiempo sin buscarte, puedes haber pensado que te olvidé. ¡Eso nunca! Fíjate lo que sucedió: Tuve que salir de Friburgo corriendo. Soraia me persiguió todo el tiempo que viví ahí, no me dejaba en paz. Y tenía el valor de decirle a todos que yo vivía buscándola. Esa mujer le hizo un estrago a mi vida en el pasado y quiere repetir la dosis en el presente.
Los hermanos, esos trogloditas, se metieron en la cabeza que yo la estaba acosando, fíjate bien. ¡Justo yo, loco por ti, haciendo de todo para reencontrarte y queriendo ver a Soraia a tus espaldas! Dijeron que si me viesen cerca de ella, iban a acabar conmigo. No dudo que lo hicieran, por lo truculentos que son. Como no podía darle fin a la persecución de Soraia, tuve que irme de la ciudad.
Pero vuelvo, Laura, vuelvo por ti. Estoy seguro de que vas a dejar a Fernando, y que finalmente vamos a poder realizar nuestro sueño de amor.
Un beso de tu siempre
Eliseu.

Agosto 2013

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
+

Author Miriam Mambrini

Miriam Mambrini é carioca e formada em Letras. Seu primeiro livro de contos, O Baile Das Feias, foi publicado em 1994. Nesse livro e no que se seguiu, Grandes Peixes Vorazes, incluiu contos premiados em vários concursos. Escreveu os romances A Outra Metade, atualmente em segunda edição, As Pedras Não Morrem E O Crime Mais Cruel, os dois últimos adquiridos pelo PNDE do Ministério da Educação. As crônicas de Maria Quitéria, 32 falam de sua vida de menina em Ipanema, o bairro onde nasceu e sempre viveu. Publicou ainda, em livro e audiolivro, Vícios Ocultos, contos, e Ninguém É Feliz No Paraíso, romance. Seus contos foram incluídos em várias antologias, entre as quais 30 Mulheres Que Estão Fazendo A Literatura Brasileira Hoje, seleção de Luiz Ruffato (Record) e Contos De Escritoras Brasileiras (Martins Fontes). Faz parte do grupo Estilingues, que publica antologias de contos fora do circuito comercial. Colaborou, com contos e artigos, em jornais e revistas, nacionais e estrangeiras, entre as quais a italiana Sagarana, a inglesa Litro, a espanhola 2384 e a brasileira Pessoa.

More posts by Miriam Mambrini

Leave a Reply